abogados en Oviedo

Imagen Portada 2

Enfermedades, Accidentes y Seguridad Social: contingencias comunes y profesionales

contingencias min

La acción protectora de la Seguridad Social tiene varios factores de los que depende su contenido. Uno de los más importantes es la contingencia, que puede ser común o profesional. La diferencia entre una y otra no es baladí. De ellas resultan toda una serie de obligaciones y derechos, que les explican nuestros Abogados Laboralistas de Oviedo.

¿Qué son contingencias comunes?

Es la situación del trabajador que no puede llevar a cabo su trabajo, por causas no relacionadas con él. Son contingencias comunes la enfermedad común y el accidente no laboral según prescribe el artículo 158 del Texto Refundido de la Ley General de Seguridad Social.

Precisando qué es cada una, la enfermedad común se puede definir como aquella que tiene causas independientes al trabajo. El accidente no laboral, por su parte, será aquella lesión padecida por el trabajador por eventos ajenos a la relación laboral.

¿Qué son contingencias profesionales?

Son los eventos con origen en el desarrollo de una actividad laboral y que producen alteraciones de la salud del trabajador. Son el accidente de trabajo y la enfermedad profesional.

Conforme al artículo 156 del Texto Refundido de la Ley General de Seguridad Social es accidente de trabajo toda lesión corporal, que el trabajador sufra, con ocasión o por consecuencia del trabajo por cuenta ajena. Tienen esta consideración:

  1. Los que sufra el trabajador al ir o al volver del lugar de trabajo (accidente in itinere).
  2. Los que sufra el trabajador con ocasión o como consecuencia del desempeño de cargos electivos de carácter sindical.
  3. Los ocurridos con ocasión o por consecuencia de las tareas que ejecute el trabajador en cumplimiento de las órdenes del empresario o espontáneamente en interés del buen funcionamiento de la empresa.
  4. Los acaecidos en actos de salvamento y en otros de naturaleza análoga, que tengan conexión con el trabajo.
  5. Las enfermedades, que no se califiquen como profesionales, pero que se contraen por causa exclusiva del trabajo.
  6. Las enfermedades o defectos, padecidos con anterioridad por el trabajador, que se agraven como consecuencia de la lesión constitutiva del accidente.
  7. Las consecuencias del accidente que resulten modificadas en su naturaleza, duración, gravedad o terminación, que constituyan complicaciones derivadas del proceso patológico determinado por el accidente mismo o tengan su origen en afecciones adquiridas en el nuevo medio en que se haya situado el paciente para su curación.

Enfermedad profesional es la contraída de forma directa con el desarrollo del trabajo por cuenta ajena y que esté especificada en el cuadro de Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social. Dicho cuadro es el contemplado en el Real Decreto 1299/2006, del 10 de noviembre.

¿Qué relevancia tiene la distinción?

La diferencia entre contingencias no es un juego de palabras. De calificar la situación del trabajador como común o profesional se traduce habrá un régimen jurídico diferenciado. En particular, la protección de las contingencias profesionales:

  • no exige un tiempo de cotización previo;
  • las prestaciones tienen bases reguladoras más elevadas;
  • hay indemnizaciones específicas en los casos de muerte y supervivencia;
  • recargo de prestaciones por infracción de medidas preventivas;
  • reconocimiento de lesiones permanentes no invalidantes;
  • el tratamiento preventivo: el trabajador puede ser colocado en en período de observación con el fin de confirmar el diagnóstico; puede ser sometido a observaciones previas a la contratación; y se le puede dar traslado a un puesto de trabajo exento de riesgo;
  • reglas especiales en materia de cotización;
  • el empresario puede asegurar los riesgos profesionales de sus trabajadores en una Mutua o con el INSS; el autónomo forzosamente tiene que contratar una Mutua.

 Desde Luis Pérez & Asociados. Abogados le asesoraremos en todas estas cuestiones. Nuestro horario habitual es de lunes a jueves de 9 a 14 y de 16 a 19 y el viernes de 9 a 14, pudiendo consultar por medios telemáticos o pedir cita para ser atendido en presencia.

Teléfono: 985 216 689
Whatsapp: 662 194 474
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Mi hijo ha nacido en España. ¿Es español?

hijo min

Entre las diversas formas de conseguir la tarjeta de residencia temporal en España, existe la figura del arraigo familiar, por la cual, si un padre extranjero tiene un hijo originariamente español, puede optar al permiso de residencia acreditando que el menor nacional está a su cargo.

Ahora bien, ¿Cuándo un hijo de extranjeros es español? Esta circunstancia se recoge en el art. 17.1.c del Código Civil “Los nacidos en España de padres extranjeros, si ambos carecieren de nacionalidad o si la legislación de ninguno de ellos atribuye al hijo una nacionalidad”. Así pues, para acreditar que se es español, los progenitores han de ser apátridas o estipularlo así la legislación de su país de origen, asignando una nacionalidad diversa a la de los padres para los hijos nacidos fuera del territorio nacional.

Así pues, no todos los nacidos en España tienen la condición de ciudadanos nacionales, si no que se tienen que dar ciertos factores para ello, dependiendo de la nacionalidad de los progenitores y de la legislación de su país de origen. Cuando el país del que proceden los padres, no reconoce como nacionales propios a los hijos de los anteriores, España les da la nacionalidad para que no se encuentren en un limbo jurídico, evitando que sean apátridas.

La nacionalidad por presunción se ha de instar por parte de los progenitores en el Registro Civil del lugar donde residan. Para saber qué países carecen de reconocimiento de los hijos de sus nacionales, hay que estar a lo referido al respecto en la Dirección General de los Registros y del Notariado, que publico una Instrucción reseñando una serie de países a los que les es de aplicación la ley española, recogiendo asimismo, mediante otra instrucción, los países que reconocían a los hijos de nacionales como suyos también.

Esta es la circunstancia que hay que tener en cuenta, dado que, si se trata de uno de los casos en que el estado no reconoce a los hijos de sus nacionales, se cumple el requisito para que ese menor consiga la nacionalidad española.

Una vez que se posea la misma, el progenitor o progenitores en situación irregular en el país, pueden optar a un permiso de arraigo familiar, por ser los cuidadores del menor nacional.

Lo óptimo para efectuar este tipo de solicitudes de la manera más rápida y económica posible, es contar con personal especializado y familiarizado con las tramitaciones de permisos de residencia y gestiones de índole internacional, para que dicha transacción se haga de la manera más eficiente posible.

Desde Luis Pérez & Asociados. Abogados le asesoraremos en todas estas cuestiones. Nuestro horario habitual es de lunes a jueves de 9 a 14 y de 16 a 19 y el viernes de 9 a 14, pudiendo consultar por medios telemáticos (aconsejable en el actual estado de cosas) o pedir cita para ser atendido en presencia.

Teléfono: 985 216 689
Whatsapp: 662 194 474
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¿Cómo tramitar una incapacidad permanente si no puedo trabajar?

disability min

Nuestro Despacho con sede en Oviedo, atiende estas consultas a raíz de las cuales los letrados de derecho laboral y de seguridad social realizan el siguiente análisis:

¿Cualquier patología sirve para iniciar el proceso?

Debemos empezar exponiendo que una incapacidad permanente, en su modalidad contributiva, implica la situación en la que se puede declarar al trabajador, quien poseyendo unos requisitos de cotización y encontrándose en situación de alta o asimilada en la Seguridad Social, presenta unas patologías crónicas que resulten incompatibles con su profesión habitual o con cualquier trabajo.

Existe otra modalidad no contributiva, puramente asistencial que daría lugar a una discapacidad. La distinción más importante entre ambas situaciones es que la primera va interrelacionada con el trabajo y la segunda solamente tiene en cuanta las dolencias.

Para valorar la solicitud de una incapacidad permanente se debe ponderar el cumplimiento de una serie de requisitos:

 REQUISITOS FORMALES;

  • Años de cotización, calculados en función de la edad del solicitante.
  • Encontrarse en situación de alta o asimilada (en activo, en incapacidad temporal o como demandante de empleo).

Esto lo podemos averiguar a través del informe de vida laboral y el de bases de cotización.

REQUISITOS SUSTANTIVOS;

Padecer dolencias (deben estar acreditadas, principalmente en informes de sanidad pública, que pueden ser complementados con los de peritos médicos particulares), si concatena bajas laborales, ha sufrido un accidente de trabajo o enfermedad laboral, y/o en general, se encuentra en una situación de incompatibilidad de desarrollo de su actividad laboral.

¿Influye que la causa derive de una contingencia profesional o de enfermedad común?

Resulta fundamental, pues va a variar la cantidad de la pensión, siendo más elevada por contingencia profesional (es decir, por la derivada de accidente de trabajo o enfermedad profesional).

¿A cuánto asciende la prestación a recibir?

En función de la base reguladora, se obtendrá la cantidad, resultado de la realización de unas operaciones aritméticas en base a las características del interesado.

En primer lugar, es muy importante conocer las bases de cotización del solicitante, que estarán disponibles vía telemática previa solicitud en la página web de la Tesorería General de la Seguridad Social. Las reglas de cómputo varían en función de diversos factores.

El porcentaje a aplicar dependerá del grado de incapacidad permanente en el que se le declare:

  • Gran invalidez. Implica que la persona en esta situación no puede realizar por sí tareas tan elementales como el vestido o aseo personal, es decir va a percibir por abonos mensuales el 150% de su base reguladora.
  • Impide al beneficiario la realización de profesión alguna, por lo tanto, percibirá el 100 % de su base reguladora.
  • Implica que el trabajador no puede realizar su profesión habitual, pero si otras, conlleva una prestación mensual de 55 % de la base reguladora en caso de que el beneficiario tenga menos de 55 años y a partir de esa edad se puede elevar al 75 %.
  • Consiste en una prestación de pago único o indemnización de hasta 24 mensualidades.

¿Es variable la situación de incapacidad permanente?

Una incapacidad permanente puede revisarse a instancia del beneficiario y del Instituto Nacional de la Seguridad Social; pero ambas partes están sujetas a un plazo de tiempo en el que no se podrá revisar, este término es particular de cada caso. Lo conoceremos una vez sea concedida la incapacidad, mediante una notificación escrita donde se establecerá el periodo de tiempo.

Sentado lo anterior, en el periodo que fije el INSS no se podrá revisar ni por mejoría ni por agravamiento por ninguna de las partes. Así pues, se podrá revisar si:

  • Existencia de dolencias distintas a las que causaron la incapacidad.
  • Nuevas patologías.
  • Mejoría
  • Siempre que no se haya alcanzado la edad de jubilación.

De todas formas, cada supuesto tiene sus particularidades y debe ser analizado individual y pormenorizadamente. Desde Luis Pérez & Asociados. Abogados le asesoraremos en todas estas cuestiones. Nuestro horario habitual es de lunes a jueves de 9 a 14 y de 16 a 19 y el viernes de 9 a 14, pudiendo consultar por medios telemáticos (aconsejable en el actual estado de cosas) o pedir cita para ser atendido en presencia.

Teléfono: 985 216 689
Whatsapp: 662 194 474
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Impagos de prestación de incapacidad temporal; ¿Qué puedo hacer?

incap tem min

Un caso típico es el de procesos de larga duración, en los cuales, se ejerce presión para que trabajadores y trabajadores se vean obligados a solicitar el alta voluntaria antes del fin del tiempo de convalecencia. En estos supuestos las dudas recurrentes, que nos plantean son ¿Por qué se actúa así? ¿Es ello legal? ¿Cómo puede reaccionar un trabajador o trabajadora en estas situaciones?

Nuestros Abogados Laboralistas y de Seguridad Social de Oviedo responden estas dudas a continuación.

Pago delegado de las prestaciones

En materia de prestaciones por incapacidad temporal, las empresas tienen obligación de colaborar con la Seguridad Social, a través de la figura conocida como pago delegado, cuyo fundamento legal está en la Orden de 25 de noviembre de 1966 por la que se regula la colaboración de las Empresas en la gestión del Régimen General de la Seguridad Social.

En virtud de esta figura las empresas, por cuenta de la Seguridad Social o la Mutua, adelantan la prestación legal a sus trabajadores en la cuantía correspondiente (el 60 o 75 % de la base reguladora, según los casos). Este coste de la prestación legal, asumido por la empresa, se recupera después al descontándolas de las cuotas de la Seguridad Social de ese mismo período.

Un inciso: decimos “prestación legal”, porque quedan al margen de este sistema las mejoras voluntarias pactadas o previstas en el convenio. Éstas, sin duda, se deben al trabajador, pero la empresa no puede compensarse su pago de la cuotas correspondienes; y su impago sigue otros cauces de reclamación, como veremos.

Con esta explicación, podemos ver claramente la respuesta a la primera incógnita: en el juego de cantidades, se retienen las correspondientes a la prestación, como forma nada escrupulosa (por ser suaves) de presionar al trabajador. Esto, lógicamente, es ilegal, lo que nos lleva a la siguiente incógnita,

¿Cómo reaccionar en estas situaciones?

En esta tesitura, el trabajador tiene tres remedios, que no son necesariamente excluyentes:

  1. Para casos más graves, cabe la extinción de la relación laboral del artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores, en la que además, el trabajador o trabajadora tiene derecho a percibir la misma indemnización que en los casos de despido improcedente (45 días/año o 33 días/año, según antigüedad). Este procedimiento no sería obstáculo a reclamar las cantidades adeudadas.
  1. Reclamar la cantidad, solicitando un acto de conciliación ante la UMAC, como primer paso y si no hubiere avenencia presentando la oportuna demanda ante los Juzgados de lo Social.
  1. Solicitar el pago directo a la Seguridad Social o a la Mutua. En este caso, debe formularse una solicitud de pago directo a quien corresponda, mediante la presentación del formulario correspondiente, acompañando una denuncia a inspección o una papeleta en que conste el impago, la última nómina completa anterior a la baja y un informe de vida laboral en que conste el alta. Esta vía permite obtener la prestación legal (60% o 75% de la base reguladora), teniendo que reclamarse judicialmente las mejoras voluntarias, que puedan existir.

Desde Luis Pérez & Asociados. Abogados le asesoraremos en todas estas cuestiones. Nuestro horario habitual es de lunes a jueves de 9 a 14 y de 16 a 19 y el viernes de 9 a 14, pudiendo consultar por medios telemáticos (aconsejable en el actual estado de cosas) o pedir cita para ser atendido en presencia.

Teléfono: 985 216 689
Whatsapp: 662 194 474
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Permiso de búsqueda de empleo

busq empleo min

Existe un gran número de jóvenes que aprovechan la oportunidad que se brinda en los estudios superiores para poder viajar a otro país y formarse en el mismo. España no es una excepción, y alberga miles de jóvenes extranjeros que cursan estudios superiores en nuestro país. Ahora bien, ¿Qué sucede cuando se acaba el visado? ¿Se puede trabajar en España con el visado de estudiante?

La respuesta es que no. Con el visado otorgado para estudiar, no se puede trabajar. La opción que se puede observar para poder permanecer en España y trabajar en un puesto acorde a los estudios que se han obtenido, es el permiso de búsqueda de empleo.

El permiso se ha de solicitar 60 días antes de la caducidad de la autorización de estancia por estudios y 90 días después. La duración del permiso será de 12 meses improrrogables, en los cuales podrán buscar un empleo adecuado en relación con el nivel de los estudios finalizados o para emprender un proyecto empresarial.

Los requisitos que se deben de cumplir para poder optar a este permiso, son los siguientes

  1. Ser titular de una tarjeta de residencia por estudios en España (o una prórroga de la misma)
  2. Haber finalizado los estudios en una Institución de educación superior.
  3. Haber obtenido, como mínimo, un nivel 6 de acuerdo al Marco Europeo de Cualificaciones. Requisito imprescindible.
  4. contar con un seguro médico que cubra la asistencia sanitaria en España durante toda su estancia en el país.
  5. Disponer de medios económicos suficientes para su sustento durante el periodo de vigencia de la autorización. Es decir, hay que acreditar la solvencia durante todo el tiempo en el que estará buscando empleo.

Una vez que se tenga toda la documentación hay que presentarla en extranjería con el formulario EX01 debidamete cumplimentado.

El plazo para resolver la solicitud es de 20 días hábiles desde la presentación de la misma en la Oficina de Extranjería de la ciudad donde reside.

Es muy importante hacer hincapié en que esta autorización no implica el reconocimiento del derecho a trabajar; solo habilita a la persona que la posee a poder permanecer regularmente en el país mientras busca un empleo acorde a sus estudios. Si se encontrase un trabajo con esas características, se, deberá comenzar con la tramitación de un permiso de residencia y trabajo.

Lo óptimo para efectuar este tipo de solicitudes de la manera más rápida y económica posible, es contar con personal especialidad y familiarizado con las tramitaciones de permisos de residencia y gestiones de índole internacional.

Desde Luis Pérez & Asociados. Abogados le asesoraremos en todas estas cuestiones. Nuestro horario habitual es de lunes a jueves de 9 a 14 y de 16 a 19 y el viernes de 9 a 14, pudiendo consultar por medios telemáticos (aconsejable en el actual estado de cosas) o pedir cita para ser atendido en presencia.

Teléfono: 985 216 689
Whatsapp: 662 194 474
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Luis Pérez Abogados - Todos los derechos reservados | Copyright ©2018

C/ Foncalada 7 - 1º G | Oviedo. Asturias - CP: 33002 ESP

C/ Jimena Fernández de la Vega 140 | Gijón. Asturias - CP: 33203 ESP

Telf: 985 216 689| Email: info@luisperezabogados.com

Horario  de consultas lunes y miércoles de 9.00 a 14.00 y de 16.00 a 19.00 y viernes de 9.00 a 14.00.

Desde el 2 de Julio hasta el 7 de setiembre de 9.00 a 15.00.Tardes cerrado.

 | Diseño web Asturias :Infofuturo
 

Política de Cookies

La página web de LUIS PÉREZ FERNÁNDEZ puede utilizar cookies propias y de terceros cuando el usuario navega por el sitio web; consisten en ficheros que recopilan las actividades de un usuario anónimo, sobre el que no se obtienen datos de carácter personal, mientras está navegando. Las cookies permiten que el servidor donde se encuentra la web reconozca el navegador web utilizado por el usuario con la finalidad de que la navegación sea más sencilla.

El usuario puede modificar la intervención de las cookies en su navegador.

¡Escríbenos! ¡Llámanos!