abogados en Oviedo

Imagen Portada 2

Herederos y Beneficiarios del seguro de vida ¿son los mismos?

seguro vida min

Una respuesta breve y concisa es que no, los herederos no tienen por qué ser los beneficiarios de un seguro de vida del causante. Entonces ¿cómo lo sabemos?

Nuestros abogados expertos en derecho de sucesiones y herencias en asturias con despacho en Oviedo responden a estas cuestiones;

Lo primero que debemos hacer es acudir a la Gerencia del Ministerio de Justicia con el certificado original de defunción de la persona sobre la que se pretende averiguar si realizó testamento o contrató algún seguro; se rellenará un formulario y se abonará una tasa. Con todo ello nos entregarán un documento donde conste si realizó testamento y otro sobre si contrató un seguro.

Una vez averiguado lo anterior, debemos diferenciar el contrato de seguro “inter vivos” de la disposición testamentaria “mortis causa”, constituyendo por tanto dos negocios o acciones distintas.

Volviendo a la cuestión central, la de comprobar quien es el beneficiario de un seguro de vida,  lo mejor es comenzar revisando el contrato o póliza del seguro. En la misma debe venir expresamente designado el beneficiario o en su defecto, generalmente se indican como tal a los “herederos”. Vamos a ver qué ocurre en los distintos supuestos;

1.- Beneficiario expresamente designado. Es el supuesto más sencillo, simplemente se debe comprobar a quien ha designado el tomador.

2.- Seguro de vida sin designa. En muchas ocasiones no se indican, así que debemos acudir a las condiciones del contrato de seguro; generalmente se señalará en el clausulado que en caso de ausencia de designa, el beneficiario/s serán los herederos legales.

3.- La existencia de testamento. El testamento debe ser muy claro e incluir, si así es la voluntad del testador, a quien se adjudica el seguro de vida en el supuesto de que no se haya designado beneficiario en la póliza.  Veamos los siguientes casos:

- Causante realiza testamento y designa beneficiario en el contrato de seguro. Será el beneficiario el perceptor del seguro.

- Causante realiza testamento y no designa beneficiario en el seguro de vida. Este último se adjudicará a los herederos designados en  testamento.

Tanto si existe testamento o seguro de vida, hay un trámite fiscal que todo beneficiario/heredero debe realizar, autoliquidar el impuesto de sucesiones o de contrato de seguro en el plazo de seis meses desde el fallecimiento.

Si precisa de asesoramiento, no dude en contactar con nuestro Despacho de abogados en Oviedo:

Teléfono: 985 216 689
Whatsapp: 662 194 474
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

De Riders y Jurisprudencia: El tribunal supremo sentencia el caso de Glovo

glovo min

Un sector que en los últimos años tuvo un gran crecimiento es el de los riders: personas que se dedican al reparto de comida a domicilio, usando su propio vehículo – a menudo bicicletas o ciclomotores- y una mochila térmica con el logo de la compañía para la que trabajen (UberEats, Glovo, Delivero, etc.). Junto con el crecimiento del sector, vino uno de los mayores conflictos laborales de nuestros tiempos: determinar si los riders son, como argumentan las compañías, trabajadores autónomos; o si por el contrario, la relación que mantienen las partes es laboral.

El caso ha sido recientemente analizado por la Sala Cuarta del Tribunal Supremo, ante quien se planteó el conflicto derivado de la relación entre Glovo y uno de sus repartidores. Nuestros abogados laboralistas, le explican las claves del caso.

El marco jurídico

Dispone el artículo primero del Estatuto de los Trabajadores queEsta ley será de aplicación a los trabajadores que voluntariamente presten sus servicios retribuidos por cuenta ajena y dentro del ámbito de organización y dirección de otra persona, física o jurídica, denominada empleador o empresario”.

De este artículo resultan las notas definitorias de la relación laboral: 1) la voluntariedad, al ser algo querido por las partes; 2) la onerosidad, al consistir en un intercambio de trabajo por contraprestación o retribución que es el salario; 3) la dependencia, que consiste en ser organizado el trabajo del empleado por la empresa, que además lo controla disciplinariamente; 4) ajenidad, de forma que el trabajador queda al margen tanto de los riesgos como de los beneficios.

El quid de la cuestión sobre las cuestiones de “falsos autónomos” siempre está en las últimas dos notas, dependencia y ajenidad. Es decir, en quién “corta el bacalao” en cuanto a horarios, estructuras organizativas y productivas; así como en la toma de decisiones de mercado, asumiendo los riesgos derivados de ellas y percibiendo el lucro o beneficio directamente derivado de las mismas.

Las diferentes argumentaciones

Lo cierto, es que los anteriores requisitos han sido polémicos en su aplicación. Así, algunas sentencias han negado que los riders sean trabajadores por cuenta ajena la vista de cómo se llevó a cabo la prestación de servicios, considerando que el profesional tiene total libertad, en la realización de un servicio; y que no estaba sometido al poder disciplinario ni organizativo de la empresa y que era libre de aceptar o no un pedido, y que una vez aceptado, podía rechazarlo. Una resolución destacada al respecto, fue el Auto del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 22 d abril de 2020, según el cual la persona que pueda valerse de sustitutos para la realización del trabajo; tenga capacidad para aceptar, rechazar o establecer un número máximo de tareas a realizar; preste sus servicios sin exclusividad; y fije su tiempo de trabajo) a no puede ser considerada personal laboral, salvo que la independencia sea ficticia.

Por el contrario, otros tribunales (destacando los TSJ de Madrid y Cataluña) consideraron que la relación es laboral basándose en estos puntos: i) la empresa marca la remuneración por cada pedido o la franja horaria de trabajo donde los riders pueden trabajar; ii) la empresa de reparto la que asume los riesgos de las operaciones con los clientes. De esta manera, si un cliente no paga la compañía es la que cubre con los gastos; iii) el trabajo se realiza a través de la ‘app’; por mucho que el repartidor use su móvil y su bicicleta, el medio por el que realizan sus repartos es dado por la empresa; iv) los repartidores no son libres para aceptar los pedidos o no, pues en el fondo, el rechazo de pedidos implica una peor valoración que, sin duda, condiciona su libertad de actuación. 

La solución del Supremo

El Tribunal Supremo, parece haberse decantado por esta última solución y argumentos. Así, como recientemente se dio a conocer, ha dictaminado que Glovo no es una mera intermediaria de la contratación entre comercios y repartidores. Antes bien, dice el Alto Tribunal, se trata de una empresa de servicios de recados y mensajería, que fija las condiciones esenciales para la prestación de tales servicios. Además, incide en que es la titular de los activos esenciales para la actividad, valiéndose de repartidores carentes de una organización empresarial propia y autónoma, cuyo trabajo prestan en bajo la organización predeterminada por la empresa.

Este fallo no estará exento de consecuencias laborales en materias como el despido, las vacaciones, cotizaciones a la Seguridad Social, bajas, horarios, etc.

Si precisa de asesoramiento, no dude en contactar con nuestro Despacho de abogados en Oviedo:

Teléfono: 985 216 689
Whatsapp: 662 194 474
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Mi pareja es Española; ¿Tengo derecho a la residencia?

ovi tarj min

En la actualidad, en un mundo plenamente globalizado, lo más normal es que existan parejas con diferente nacionalidad, pudiendo ser, dicha circunstancia, un problema a la hora de asentarse en el país de uno de los miembros que la conformen.

En España, así como en el resto de países que conforman la UE, esa vicisitud se puede subsanar obteniendo la tarjeta de residencia de familiar comunitario. Para los familiares del miembro de la UE, es necesario gestionar la misma si tienen voluntad de residir en nuestro país por más de 3 meses.

Esta tarjeta confiere a su titular el beneficio de residir y trabajar en España en las mismas condiciones que un español, además de la potestad de poder salir y entrar del estado sin problemas. La vigencia de la tarjeta es de 5 años (la tarjeta inicial, que es temporal), siendo de 10 años la permanente, que se tramita con posterioridad a la temporal.

Ahora bien, ¿qué se entiende por “familiar del ciudadano de la Unión Europea”? A tenor de lo estipulado en la ley, pueden optar a la obtención de esta tarjeta:

  • Cónyuge, siempre que no haya recaído el acuerdo o la declaración de nulidad del vínculo matrimonial o divorcio.
  • Pareja con la que mantenga una unión análoga a la conyugal e inscrita en un registro público establecido en un Estado miembro de la Unión, o en un Estado parte en el Espacio Económico Europeo y siempre que no se haya cancelado dicha inscripción. Las situaciones de matrimonio e inscripción como pareja registrada se considerarán, en todo caso, incompatibles entre sí.
  • Hijo directo del ciudadano de la Unión o de su cónyuge o pareja registrada siempre que no haya recaído el acuerdo o la declaración de nulidad del vínculo matrimonial, o divorcio, o se haya cancelado la inscripción registral como pareja, menor de veintiún años, o mayor de dicha edad que viva a su cargo, o incapaz.
  • Ascendiente directo del ciudadano de la Unión o de su cónyuge o pareja registrada que viva a su cargo, siempre que no haya recaído el acuerdo o la declaración de nulidad del vínculo matrimonial, o divorcio, o se haya cancelado la inscripción registral de la pareja.
  • Cualquier miembro de la familia que en el país de procedencia estén a cargo del ciudadano de la Unión.
  • Miembros de la familia que en el país de procedencia conviva con el ciudadano de la Unión. Se entenderá acreditada la convivencia si se demuestra fehacientemente una convivencia continuada de 24 meses en el país de procedencia
  • Cualquier miembro de la familia, que por motivos graves de salud o de discapacidad sea estrictamente necesario que el ciudadano de la Unión se haga cargo del cuidado personal
  • Pareja de hecho no inscrita con la que mantenga una relación estable debidamente probada al acreditar la existencia de un vínculo duradero. En todo caso se entenderá la existencia de ese vínculo si se acredita un tiempo de convivencia marital de, al menos, un año continuado, salvo que tuvieran descendencia en común, en cuyo caso bastará la acreditación de convivencia estable debidamente probada. Las situaciones de matrimonio y pareja se considerarán, en todo caso, incompatibles entre sí.

Lo óptimo para que este tipo de solicitudes obtengan el resultado deseado, y teniendo en consideración que los documentos tienen que cumplir requisitos y plazos es confiar esta gestión a profesionales del sector, que van a dar instrucciones claras y concisas de todos los trámites que se necesitan y de cómo se ha de proceder para la consecución de los mismos.

Si precisa de asesoramiento, no dude en contactar con nuestro Despacho de abogados en Oviedo:

Teléfono: 985 216 689
Whatsapp: 662 194 474
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

INCAPACIDAD PERMANENTE POR DEPRESIÓN ¿Cuándo se concede?

baja depre min

Una de las patologías que puede desembocar en la concesión de una incapacidad permanente es la catalogada como depresión mayor, pero; ¿Sirve esta por si sola para declarar la incapacidad? Y, ¿En qué grado?

Este tema es una de las cuestiones recurrentes que los clientes precisan esclarecer antes de iniciar la solicitud de incapacidad, nuestros abogados con despacho en Oviedo, especialistas en materia de incapacidades (antes denominada invalidez) lo aclaran:

En relación a la primera cuestión ¿sirve la depresión mayor por si sola para declarar la incapacidad?

La respuesta es afirmativa. El TSJ de Asturias, Sala de lo social, en sentencia 2383/2018, de 16 de octubre reconoce la depresión mayor como causa incapacitante; la sentencia 823/2017 del TSJ de Aragón, se pronuncia en el mismo sentido que su homólogo de Asturias y añade la referencia a la autolisis y la STSJ de Cataluña de 3 de noviembre de 2015 (Rec. 3764/2015), declara en situación de IP por depresión y fibromialgia.

Pero bien, esto no debe generar una confianza desmedida en cuento a la expectativa de éxito. En la mayoría de casos las incapacidades se conceden con carácter holístico, es decir, por la valoración en conjunto de varías dolencias; entre otras, SSTS, Sala de lo Social, de 15.06.1990 (entre otras resoluciones) y de 18 y 29.01.1991, de tal modo que, aunque los diversos padecimientos que integren su estado patológico, considerados aisladamente, no determinen un grado de incapacidad, sí pueden llevar a tal conclusión, si se ponderan y valoran conjuntamente.

Y ¿En qué grado?

Va a fluctuar entre la total y la absoluta en función de las limitaciones que la enfermedad provoque.

La resolución del TSJ de Asturias, Sala de lo Social, sentencia 2444/2007 de 1 de junio, Rec. 2802/2006 reconoce la IP en base al “cuadro patológico descrito en esta es revelador de la existencia de una depresión intensa y persistente a pesar de los tratamiento pautados… cuyas posibilidades de remisión son inciertas, que por su naturaleza y por los efectos de la pauta terapéutica establecida produce importantes repercusiones funcionales. El estado psíquico que se pone de manifiesto revela la existencia de un importante deterioro en la capacidad laboral y resulta ya incompatible con el desempeño regular, eficaz y con rendimiento de cualquier actividad productiva a la que pudiera tener acceso en el mercado de trabajo, cuyo ejercicio exige de unas aptitudes de las que la trabajadora carece por razón de sus dolencias”. En los mismos términos se pronuncia la sentencia del TSJ de Asturias de 20.12.2010.

Como dispone la sentencia del T.S.J. ASTURIAS SALA SOCIAL DE OVIEDO, RSU RECURSO SUPLICACION 0000237 /2019, de 2 de abril, en relación al artículo 194.1 LGSS, “…establece que la incapacidad permanente se clasificará en función del porcentaje de reducción de la capacidad de trabajo del interesado… se entenderá por incapacidad permanente absoluta para todo trabajo, la que inhabilite por completo al trabajador para toda profesión u oficio, y por incapacidad permanente total para la profesión habitual, la que le inhabilite para la realización de todas o de las fundamentales tareas de dicha profesión, siempre que pueda dedicarse a otra distinta”.

Si precisa de asesoramiento, no dude en contactar con nuestro Despacho de abogados en Oviedo:

Teléfono: 985 216 689
Whatsapp: 662 194 474
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¿Por qué los socios pagan por los bienes o servicios de su sociedad?

socios

Decía San Agustín de Hipona “¿Qué es, pues, el tiempo? Si nadie me lo pregunta, lo sé; pero si quiero explicárselo al que me lo pregunta, no lo sé”. Algo parecido sucede a los Abogados de Derecho Mercantil cuando tienen que responder a la pregunta, que abre esta entrada.

¿Por qué decimos eso? Porque la respuesta se asume en relación a las grandes sociedades cotizadas (Telefónica, Apple, etc.), donde un accionista no se cuestiona por qué tiene que pagar por la línea o el teléfono o por qué ejercen derecho de admisión en determinados edificios. En cambio, ante idénticas situaciones, los socios o accionistas de las llamadas “sociedades cerradas” (Sociedades Limitadas o Sociedades Anónimas, con pocos socios o accionistas y en las que apenas existe separación entre administración y capital) enfrentan la cuestión con incredulidad, a menudo expresada con las preguntas “¿Cómo no puedo coger lo que es de mi propia sociedad?” o “¿Cómo que no puedo entrar a mi propia sociedad?”, preguntas, que suelen ser origen de muchos de los conflictos mercantiles en Derecho de Sociedades.

La personalidad jurídica y sus implicaciones en la propiedad

Sin embargo, el fundamento, que da respuesta a las preguntas, es igual tanto para las grandes Sociedades Cotizadas, como para las PYME tenga forma de Sociedad Anónima o de Sociedad Limitada: la personalidad jurídica. En efecto, una Sociedad Anónima o una Sociedad Limitada son entidades con personalidad jurídica propia. Es decir, se trata de una máscara que se pone a un patrimonio, máscara de la cual resultan a los ojos de la Ley sujetos distintos y legalmente diferentes de sus socios o accionistas; que como tales sujetos independientes, pueden ser y de hecho son dueños de bienes y titulares de relaciones jurídicas (p.ej. puede ser parte en contratos y quien tendrá los derechos y obligaciones, que de ellos resulte, será la sociedad y no sus socios).

El significado de la acción y la participación

Así, pues, una acción en la SA o una participación en la SL son condición de la atribución de sus derechos (p.ej. voto, participación en los beneficios, etc.); pero nunca de la adquisición de los bienes y derechos sociales, que son -y mientras no se liquide- y seguirán siendo de la sociedad. En otras palabras, cuando uno adquiere una acción o participación, se hace con un tanto por ciento de la “máscara” de la sociedad, pero no con un % sobre sus activos.

Por esta razón el socio es un tercero respecto de todos y cada uno de los bienes, que compongan el patrimonio societario, incluidas las mercaderías. Y por ello se le podrá prohibir a los socios del uso de activos sociales, o beneficiarse a coste 0 de bienes y servicios. En otras palabras: el accionista de Apple debe pagar por los teléfonos de dicha empresa o el socio de “Restaurante SL” debe pagar la cuenta si va a comer, porque no son propietarios del teléfono, en el primer caso; o de los platos, que se le sirva, en el segundo caso.

Si precisa de asesoramiento, no dude en contactar con nuestro Despacho de abogados en Oviedo:

Teléfono: 985 216 689
Whatsapp: 662 194 474
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Luis Pérez Abogados - Todos los derechos reservados | Copyright ©2018

C/ Foncalada 7 - 1º G | Oviedo. Asturias - CP: 33002 ESP

C/ Jimena Fernández de la Vega 140 | Gijón. Asturias - CP: 33203 ESP

Telf: 985 216 689| Email: info@luisperezabogados.com

Horario  de consultas lunes y miércoles de 9.00 a 14.00 y de 16.00 a 19.00 y viernes de 9.00 a 14.00.

Desde el 2 de Julio hasta el 7 de setiembre de 9.00 a 15.00.Tardes cerrado.

 | Diseño web Asturias :Infofuturo
 

Política de Cookies

La página web de LUIS PÉREZ FERNÁNDEZ puede utilizar cookies propias y de terceros cuando el usuario navega por el sitio web; consisten en ficheros que recopilan las actividades de un usuario anónimo, sobre el que no se obtienen datos de carácter personal, mientras está navegando. Las cookies permiten que el servidor donde se encuentra la web reconozca el navegador web utilizado por el usuario con la finalidad de que la navegación sea más sencilla.

El usuario puede modificar la intervención de las cookies en su navegador.

¡Escríbenos! ¡Llámanos!